A guardar, a guardar

Los “lugares de guardado” o almacenamiento resultan ser trascendentales en lo cotidiano. Siempre nos falta algo: una repisa, un placard, un escobero. Pareciera que nunca hay suficiente lugar para guardar “cosas”. En esta entrada, te voy a comentar algunas de las tendencias actuales en términos de storage para el hogar. 
Me gusta viajar. Trato de viajar todo lo que puedo. Durante el año, suelo hacerme algunas escapadas a los pueblitos cerca de Buenos Aires, para descubrir su estilo de vida, su estética y su historia. Ya te contaré de eso más adelante. Los viajes vienen al caso en esta nota porque ahí te conocés con gente. Gente que me hicieron reparar en dos cuestiones. La primera, como muchos me resaltan es la idea de que Buenos Aires tiene las 4 estaciones del año. No se da en todos los lugares del mundo, en algunos lados es un par de días de frío y después una sensación de primavera larga y un verano de esos que por más que te guste el calor, no quisieras estar allí. La otra es casi …

¿Cuál es el estilo de decoración que preferís?


Como te ven, te tratan.

En el mundo del diseño de interiores y la decoración existe un sin fin de estilos, que no son meramente un producto de la moda, como se piensa. ¿Sabías que buscamos generar en nuestros espacios un reflejo de lo que fue nuestra experiencia en el vientre materno?
Increíble, pero real. Por eso, en Renová Tu Casa, te contamos brevemente las características principales de los estilos deco más reconocidos, para que si estás pensando en sumarte a alguno de ellos, no pierdas de vista ningún detalle.

Cada cuál tiene lo suyo.

Dentro de lo más tradicional, encontramos el clásico que generalmente se asocia con lo sofisticado y elegante. Olvidate de los colores vivos. Estamos hablando de una paleta de colores que no se aleja demasiado de los amarillos bien claros, que también conocemos como “crema”. El clásico toma mucha de sus bases del barroco pero alejándose de lo farragoso. Así entonces, predominan objetos relevantes en el espacio como lámparas de pie, mesas y sillas o sillones imponentes. Los materiales que mayor medida se identifican con lo clásico, son las porcelanas, bronces, cristales y las maderas cerezo, roble y haya como principales.

Pero hay un factor distintivo en este estilo: la importancia de los textiles que se aplican sobre todo en cortinas y tapizados. Si querés un espacio verdaderamente clásico, no podés olvidarte de utilizar telas pesadas y de colores intensos, como por ejemplo el terciopelo. Complementalo con detalles en madera o bronce.

Último detalle: no te olvides de sumar un cuadro representativo, acompañado de un importante marco para que no queden dudas de tu estilo.

Colores puros y sólidos, ausencia de elementos y líneas rectas, definen sin lugar a dudas el minimalismo. Este estilo que surge como una elección a huir del caos y el ruido social de las grandes urbes, es el antagónico del clásico, sin dudas. Telas frescas y ligeras, muebles funcionales y paredes limpias, son las claves para generar un espacio minimalista.

Casi de la mano del minimalismos y con una apuesta similar pero diferente, aparece el estilo Zen, que busca crear ambientes en armonía y equilibrio, a través de la aplicación de colores claros como el blanco, el gris y la paleta de los ocre, el uso de materiales naturales, iluminación indirecta y la presencia de aromas, mediante accesorios como velas, sahumerios, inciensos, entre otros.

Hasta aquí sabemos muy bien que estos estilos están más que instalados en la sociedad. Hay otros que vienen en alza, sobre todos para los más arriesgados a la hora del color y los objetos a utilizar en la decoración como el tecno o moderno, el kitsch o el pop.

Posiblemente asociado a los perfiles de usuarios más jóvenes, también cuentan con características básicas que si o si tenés que tener en cuenta a la hora de diseñar un espacio bajo sus reglas.
El tecno, con mucha impronta masculina,  tiene principios parecidos a los del minimalismo y a los del Zen: elementos esenciales y ambientes ordenados constituyen la clave, si queres un espacio vigente y actual. Líneas rectas y pocos elementos, acompañadas de materiales como hormigón, vidrio y metal. El broche de oro lo da la iluminación: durante el día priorizá la luz natural, mientras que a la noche preferentemente inclinate por luminarias halógenas.

Si lo tuyo no es lo minimalista, ni lo zen, ni lo moderno y querés llenar tu ambiente de color podés inclinarte por un estilo Pop que, además, suele otorgar vitalidad y frescura al hogar. Pensá en colores vibrantes como el amarillo, el azul o el verde, combinados con detalles como los cuadros típicos del Pop Art que imitan la obra de Andy Warhol, textiles estampados y objetos en los que predominen las líneas curvas.

Por último, vamos a otro de los estilos más llenos de vida, como lo es el Kitsch, tan reconocido como por el uso de colores como el rosa chicle o el verde manzana. Si sos coleccionista de imágenes, podes buscarles una utilidad disponiéndolas en mesas o estantes a la vista de todos y nutriendo tu espacio. Los textiles buscalos estampados y llamativos. A la hora de elegir objetos y muebles animate a mezclar diferentes estilos, para que no queden dudas de que estás creando un espacio bien divertido y con toda la onda Kitsch.

Ahora ya podés encontrar un estilo que te identifique y comenzar a hacer todo lo necesario para dar el paso de transformar tu casa en tu hogar.

¡Nos vemos la próxima!

Nati

PD: Si tenés alguna duda, escribime a hola@renovatucasa.com.ar

Comentarios