A guardar, a guardar

Los “lugares de guardado” o almacenamiento resultan ser trascendentales en lo cotidiano. Siempre nos falta algo: una repisa, un placard, un escobero. Pareciera que nunca hay suficiente lugar para guardar “cosas”. En esta entrada, te voy a comentar algunas de las tendencias actuales en términos de storage para el hogar. 
Me gusta viajar. Trato de viajar todo lo que puedo. Durante el año, suelo hacerme algunas escapadas a los pueblitos cerca de Buenos Aires, para descubrir su estilo de vida, su estética y su historia. Ya te contaré de eso más adelante. Los viajes vienen al caso en esta nota porque ahí te conocés con gente. Gente que me hicieron reparar en dos cuestiones. La primera, como muchos me resaltan es la idea de que Buenos Aires tiene las 4 estaciones del año. No se da en todos los lugares del mundo, en algunos lados es un par de días de frío y después una sensación de primavera larga y un verano de esos que por más que te guste el calor, no quisieras estar allí. La otra es casi …

La mesa está servida



¿Qué pasa cuando recibís la participación a un casamiento? O a cualquier salida más o menos formal. Una de las primeras cosas que se nos cruzan por la cabeza es "¿Qué me voy a poner?" y esto va más allá del género. Si vamos de largo, si vamos de corto,  si nos abrocha el saco. Sin embargo, cuando invitamos gente a casa agarramos un mantel a último momento. 

Para mi, recibir gente en casa es una celebración. Me gusta que cada cosa esté en su lugar, pero lo que más me gusta, es preparar la mesa. Y para preparar la mesa, en lo primero que tengo que pensar, es en el mantel. Mi abuela era gallega. Gallega de Galicia. Bien gallega. Una de las cosas que más me gustaba de ir a su casa a almorzar algún que otro domingo era llegar y ver un mantel tan lindo como el de ella: tenia un calado con vainillas y florcitas bordadas a la perfección en rojos y verdes intensos. El mantel, se imponía y se hacía respetar por si solo.

Todos esto me hizo pensar en esta tradición de poner mantel. Como va pasando de generación en generación. Los que tuvimos la inigualable experiencia de vivir solos, sabemos que nuestros grandes aliados son los individuales pero para mi, cualquier momento que aseguraba más de dos personas en la mesa, ameritaba mantel.

Así llegué a The Gourmet Jornal, donde entre otras cosas cuentan que los galos y los romanos, en tiempos del Imperio usaban manteles de lino, a veces teñido. Datan de la Edad Media los primeros manteles bordados y con flecos, momento en el cual se transformaron en una marca de nobleza.

Mas allá de sus formas, sus telas y sus colores, el mantel, es sinónimo de reunión familiar. Creo que por eso, es que sabía que en mi colección de productos no podían faltar manteles

Ahora que se acerca Pascuas, quiero que renovemos la experiencia de la mesa. Empecemos a pensar desde ahora que mantel vamos a usar este domingo cuando la familia vuelva a reunirse. Como te contaba en Renová Tu Casa tenemos tres opciones, fruto de nuestra primera producción en manteles que ya te mencioné.

Tres opciones cada cual con su impronta. Por un lado tenes a "Springfield", que propone color, fuerza y diversión. Lo tradicional lo marca "Roma" ya que al momento que me topé con el, me remitió al 2015, cuando tuve la oportunidad de perderme entre sus calles (experiencia fascinante, que me encantaría repetir). "New York" es elegancia de principio a fin: blancos, negros y grises que se juntan a través de hilos que generan un relieve maravillloso para vestir tu mesa.

La yapa: hasta fin de mes, como lanzamiento de esta nueva unidad de negocios, tenemos un precio super especial.

Espero muy pronto, poder ofrecerte muchos más. Estoy en eso.

Nos volvemos a ver, pronto.

Un beso.

Nati. 

Comentarios