A guardar, a guardar


Los “lugares de guardado” o almacenamiento resultan ser trascendentales en lo cotidiano. Siempre nos falta algo: una repisa, un placard, un escobero. Pareciera que nunca hay suficiente lugar para guardar “cosas”. En esta entrada, te voy a comentar algunas de las tendencias actuales en términos de storage para el hogar. 

Me gusta viajar. Trato de viajar todo lo que puedo. Durante el año, suelo hacerme algunas escapadas a los pueblitos cerca de Buenos Aires, para descubrir su estilo de vida, su estética y su historia. Ya te contaré de eso más adelante. Los viajes vienen al caso en esta nota porque ahí te conocés con gente. Gente que me hicieron reparar en dos cuestiones. La primera, como muchos me resaltan es la idea de que Buenos Aires tiene las 4 estaciones del año. No se da en todos los lugares del mundo, en algunos lados es un par de días de frío y después una sensación de primavera larga y un verano de esos que por más que te guste el calor, no quisieras estar allí. La otra es casi en consecuencia: tenemos muchas cosas que usamos por temporadas. Y esto no solo lo digo en términos de moda. 

Además de bufandas, gorros, guantes, sweaters y otras prendas, en un departamento típico de Buenos Aires, podés encontrar: el acolchado de invierno, el de verano, las frazadas, las “mantitas”, entre otras y solamente haciendo un rápido repaso por la sección “ropa de cama”. 

¿Qué pasa con esas cosas cuando no las usamos? Tratamos de archivarlas. Bolsas, cajas y todo al placard ¿Estamos optimizando el espacio de guardado? A veces puede parecer que si pero hay muchas de esas cosas que tenes guardadas te pueden servir para armar una ambientación 100% en sintonía con una de las tendencias de decoración de interiores más actuales: usar cestos, canastos y organizadores para tener al alcance de la mano artículos de una utilización media pero que a la vez te agregan valor estético a tu ricón

Durante abril te contamos que las mantas, este otoño, no fallan y que hay miles de opciones. Algunos eligen disponerla sobre el sillón casi como si la hubieran tirado sobre el mismo y les queda divina. En mi caso, ese tipo de disposición no sería tan conveniente: convivo con un gato y un perro que no se preocupan ni un poco en disimular que durante mi ausencia y la de mi novio no se movieron del sillón.   

Por eso, en esta casa decidimos ir por más: las mantas que usamos para refugiarnos en el sillón se doblan y se dejan guardadas en un canasto que tenemos a su derecha, para evitar que cuando la queramos usar tengamos que sacársela a los tirones a Asia (el gato).

Las opciones de cestas y/o canastos tienen además como ventaja que no son muy costosas y que con una inversión que te va a durar muchos años, estas aportando color, textura y estética al espacio. 

Otra forma de incluir este tipo de objetos es, por ejemplo, reemplanzando el viejo contenedor de plástico para la ropa sucia. Primero, porque ya te contamos que el plástico es uno de los materiales mas dañinos para el planeta y segundo porque, al menos desde mi punto de vista, es una de las cosas más anti estéticas del mundo. Ni que hablar de los que dejan ver que prendas están ahí acumuladas. Te repito, reemplazándolos por cestas, vas a ganar en términos estéticos y en este caso en particular, ganas privacidad. 

Si hablamos de los materiales de las cestas, dentro de los más tradicionales están las de mimbre pero las que vienen protagonizando la temporada son las de trapillo, también conocidas como “totora”.  En Renová Tu Casa, ya podés encontrar algunas de este estilo así como también nuestros organizadores infaltables en diferentes telas y en madera.

Las cestas tejidas en trapillo tienen el valor agregado de que las podés hacer vos o las podés encargar a la medida que necesitas. Son de elaboración artesanal y existe una gran variedad de colores y formas que se pueden lograr con el trabajo de esta materia prima. Además por su composición son muy fáciles de limpiar y evitan la acumulación de ácaros y demás especies que pueden afectar a tu salud. 

¿Querés una cesta de trapillo o totora? Te invito a que ingreses aquí y descubras las que ya hice con mis propias manos. 

Te veo la próxima. 

Un beso, 

Nati. 

Comentarios