A cara lavada

Después de un 2017 en donde prevaleció la estética vintage, parece llegar un 2018 en donde el centro de la decoración estará puesto en muebles de madera lavada. Previendo esto, no pude dejar de consultar a mi especialista favorito en muebles: si, mi tio Marcelo, del que te conté en esta nota. Hete aquí algunos consejos para su cuidado, así como también ventajas y desventajas de sumarte a esta tendencia que viene pisando fuerte.
¿De qué hablamos cuando hablamos de "lavar" la madera? Es el proceso en el cual quitamos todo tipo de barniz y/o pintura que ese mueble haya tenido anteriormente a través de diferentes procesos (que en ocasiones hasta se pueden complementar unas con las otras) como el lijado o la aplicación de removedores hasta llegar a la madera natural.
Si bien queda divino, lo cierto es que esa madera queda completamente desprotegida. Entonces, si te encanta el toque rustico que da incorporar muebles lavados a tus espacios favoritos, es fundamental asegurarte que …

Nuestro paseo por NYK & Brooklyn


Cuando me presenté, te contaba que una de las cosas que más me gustaba era viajar. Hoy me desperté pensando en empezar a compartir estas experiencias con vos ¿Por qué? Porque cuando viajo, lo vivo también desde mi profesión: me gusta descubrir la arquitectura y el diseño de las ciudades, la forma de vida de esos ciudadanos y sentirme una residente más.

Mayo de 2017. Pisaba por primera vez Estados Unidos. Destino final: New York. La Gran Manzana. Todos me dijeron que no me podía perder. Time Square, Rockefeller Center, Central Park, rooftops y guarda con perderme los museos.

De esa lista, digamos que lo único que me atraía era el Central Park. Previo a su llegada, hice un paseo rápido por el hotel Plaza. No alquilé bici, decidimos recorrerlo a pie. Gente, mucha gente y la foto típica en el "Imagine". Visite también el National September 11 Memorial & Museum, el espacio creado para recordar a las victimas del atentado de 2001, por el arquitecto Michael Arad de Handel Architects, que logra ponerte la piel de gallina.

Si me preguntaras ¿Qué hago en Nueva York? hoy te diría que tomes lápiz y papel y te lleves marcados estos lugares:


- Dumbo & Williamsburg: el primero es todo lo que imaginas de Brooklyn. Tal cual como te lo Jacques Torres Chocolate. Otra de las paradas obligadas es The Powerhouse Arena una libreria llena de cosas lindas, con un diseño interior muy puro donde predomina el blanco y el color lo dan los productos. Williamsburg me recordó mucho a los primeros tiempos Palermo Soho por la cantidad de tiendas de diseño de autor que podés encontrar. Si sos amante del arte y el diseño, te diría que es una parada casi obligada.

muestran las pelis. Es el barrio donde desembarcás después de cruzar el puente que lo conecta con Manhattan. En DUMBO, no te podés perder la experiencia de tomar un rico café acompañado de los bombones de

- Chelsea Market: se trata de un centro comercial con variadas propuestas gastronómicas que se construyó en el complejo de la National Biscuit Company. Allí se inventó y produjo la galletita Oreo. Una catedral del diseño. Colores, estructuras y un diseño interior magnifico hace que un mercado se transforme en un paseo obligado en tu próxima visita. El plus: perdete por Chelsea. Es un barrio hermoso. 


- The High Line: mi favorito. Un espacio recuperado por vecinos. Allí donde antes la Est Side Line de la New York Central Railroad operaba, se construyó una pasarela verde de unas 25 cuadras que te ofrece vistas de la ciudad que no tienen desperdicio. Es una propuesta de paisajismo que respetó la vegetación que creció durante los tiempos de abandono de este espacio y se complementó con estructuras para nada invasivas y mobiliario súper confortable. Tenés un montón de actividades gratuitas que podés consultar en su web. Te recomiendo la visita guiada que es sin cargo y te da una perspectiva en relación a la historia del proyecto. Además, en su recorrido te topas con un gran número de premios a la arquitectura y otros detalles de color que si lo recorres sin alguien del lugar es imposible apreciar. 

Lo mejor de todo, es que son paseos que no tienen costo y a los que podés acceder a pie o manejandote en subte. Mi consejo, batí tu propio record de pasos y apreciá cada uno de los detalles de esta gran ciudad. 

 




Comentarios