Los infaltables para un super picnic de primavera

¡Al fin llegó la primavera! Para nosotros la primavera es sinónimo de días más largos, temperaturas agradables y mates con amigos en la orilla del río. Todo lo que está bien. Antes de salir de casa, te dejamos este breve check list para que tengas todo lo que necesitas y te recomendamos algunos lugarcitos que estuvimos recorriendo cerquita de la ciudad que te pueden encantar.
Los indispensables para un picnic 5 estrellas ☑️ Canasta: es el objeto protagónico en el que todos pensamos cuando mencionamos "Picnic". Hay de todas las formas, medidas y tamaños. El gran beneficio, por sobre las mochilas por ejemplo, es que al ser de mimbre son más fáciles de limpiar ya que al transportar alimentos y bebidas los riesgos de derrame son altos.
☑️ Heladerita o conservadora: pensa que son al menos un par de horas bajo el sol y/o en movimiento. Vas a tener sed y es muy imporante estar hidratados. Si no tenés heladeritas o conservadoras, te presto un truco de mamá: llena botellitas de medi…

Transformaciones #1: Mi balcón


En casa de herrero, cuchillo de palo. Esto no daba para más. Vivo en la ciudad, aunque como ya te conté en la primera entrada de este blog, gran parte de mi infancia transcurrio entre el verde y los altos eucaliptus de Ingeniero Maschwitz.

Hace poquito más de 9 meses, desembarqué en la casa de JM y empezamos a compartir techo en la zona de Núñez. Un dos ambientes modesto pero lleno de amor (del bueno, del sano) que tiene un extenso balcón a donde me siento a pensar muchas de las cosas que terminan formando Renová Tu Casa. Juan conserva muebles de sus abuelos, lo cual para mi es una tentación constante de agarrar la lija y darle una lavada de cara a todo. Por ahora, me vengo conteniendo y portando muy bien pero el balcón me lo adueñé.

Al llegar, había un par de macetas de plástico que alguna vez fueron un regalo de Navidad, que obviamente yo le hice a él cuando aún vivía es su departamento de Retiro. El problema fue que no sólo cambió de casa, sino también de orientación: nos mudamos a un noroeste lo que significa mucho sol a partir del mediodia en el verano y algunos rayitos durante el invierno. Las plantas de Juan, se venían abajo y mi esperanza de resucitarlas también.

Esperando el milagro de la resurrección (que finalmente llegó) empecé a detectar pros y contras. La principal ventaja del balcón es que es muy extenso y lo podés zonificar a simple vista: cocina, comedor - estar y habitación.

Arranqué por la zona comedor, no por azar sino porque es la vista principal que tiene nuestro hogar y me gustaba la idea de que cuando vengan amigos o familia tengan algo lindo para ver. Vaya que resultó, bastante me lo ponderan.

Haciendo más zoom, en la zona comedor del balcón la primera dificultad con la que me encontré fue una especie de parante que se apoya en un extremo en la reja del balcón y del otro en la loza, comiéndose unos 20 cm. A mi no me importaban los 20 cm. Me importaba que estaba en el paso y que cualquiera que no conozca los vicios de mi casa pudiera tropezar, caerse o lo que fuera. Por eso lo primero que llegó al balcón fue un macetero de hormigón de unos 15 cm de profundidad y unos 90 cm de largo que calzaba perfecto entre la reja y el parante. A ella le agregué dos cortaderas una de cada lado del parlante para que a medida que pase el tiempo el parante se vaya perdiendo entre el follaje. Resisten muy bien el sol del verano y hay que regalas muy poco (solo cuando la tierra está bien seca).

Superado el temita con el tirante fui por más y descubrí que un balcón no son sólo macetas, plantas vivir un balcón de noche. Conseguí un farol para velas bastante económico y la cosa ya me empezaba a gustar. Le sumé un frasco de pepinillos de los grandes a la que recicle con una de mis frases favoritas ("Be Free") y lo dispuse en el vértice opuesto al farol con otra velita. Tip: en el interior del frasco y del farol puse unas sales de color ya que en el caso de que haya algún problema con el fuego (esperemos que no) la sal se transforma en agua y en el peor de los casos nos ayuda a ganar tiempo ⏳.

y un par de sillas para los mates de la tarde. Además Juan y yo casi no estamos en todo el día asique tuve que pensar cómo hacer para

Pero al balcón, sentía, le faltaba algo más. Fueron llegando macetas de barro pintadas que empezaron a ponerle más color. Le sume este banquito reciclado con su jazmín a uno de los lados de la ventana. Y aún así algo le faltaba. Buscaba más color para mi jardín.

Los ví. Los hacía yo. Los tenía en stock ¿Si los enanos de jardín funcionaban tan bien en tantas partes del mundo, por qué no mis buditas no podían formar parte de mi balcón? Lo acompañé de otros objetos reciclados como los que podés ver en la foto: una tetera que se transformó en la casa de unos cactus que vienen sobrepasando el frío como pueden, macetas y frascos con más plantitas todo sobre una caja de vinos que fue parte de algún regalo que nos hicieron y que reciclé con una mano de Cetol y un poco de pintura a la tiza en un tono azul sereno. 
Así mi balcón, o una parte de él tomó fuerza y cumplí mi objetivo de extender las dimensiones de mi casa, más allá de la época del año. Es una sensación indescriptible levantar la vista y encontrarte con algo lindo a tu vista. 
Obvio, faltan más zonas para trabajar, pero algo es algo. Lo importante es empezar. Cómo alguna vez me dijo una compañera de trabajo, allá por el principio de mi carrera como telemarketer: SIN PRISA PERO SIN PAUSA.

En síntensis. Vos también podés rediseñar tu balcón o tu jardín, solo tenés que tener en cuenta esto:

1. La orientación de tu casa y saber cuanto sol van a recibir tus plantas para poder hacer una correcta selección de las especies. Algo de esto te lo profundizamos en esta entrada.

2. El que mucho abarca poco aprieta. Zonificá el espacio donde vas a trabajar y concentrate en el ahora, teniendo en cuenta tus objetivos y prioridades. 

3. El jardín o balcón no son sólo plantas y macetas: animate a incorporar otros elementos como hice yo con los budas, frascos y cajones reciclados, que por cierto, te vamos a estar enseñando a hacer en nuestro workshop.  

Si tenés alguna duda o consulta ¡Escribime! Con gusto, te voy a ayudar: hola@renovatucasa.com.ar

Espero que te haya gustado mi primera transformación. 

¡Un beso grande!

Nati. 




Comentarios